Un niño de cinco años muere por una artritis que le fue diagnosticada demasiado tarde