Dos niñas de 9 años, las funambulistas aéreas más jóvenes de la historia