Los amigos de la niña fallecida por un coma etílico no pidieron ayuda por miedo