El gélido temporal baña a varios puntos de España en un manto de "oro blanco"