Una nevera solidaria en plena calle de Galdákano