La negociación de los presupuestos se antoja complicada