A Concha, un hueso de pollo le cambió la vida