La baronesa Thyssen cede un año más su colección privada