Y el mundo... no se acabó