Los ayuntamientos imponen cinco veces más sanciones que la DGT