Las dos mujeres que querían estar en Al Qaeda han sido puestas en libertad