Las mujeres cobran al año 6.000 euros menos que los hombres