La versión de la mujer del presunto autor del crimen de Susqueda le da coartada