La mujer del mayor de los asesinos de Boston, cambió radicalmente de vida por él