Un hospital de Santiago niega la muerte digna a una niña de 12 años