Madrid aprueba el derecho a una muerte digna