La falta de atención de los cuidadores casi provoca una tragedia en una piscina