La movilización en Internet logra la detención del maltratador de un gato