Indignación por una macro fiesta clandestina en el metro de Barcelona