Los guardias de seguridad hicieron lo correcto al matar al gorila Harambe