Los monjes del Valle de los Caídos hacen su agosto