Un nuevo método permite detectar en el jamón toxoplasmosis