La 'molécula de dios' ya está en España