La modelo anoréxica sigue su cruzada contra la moda