El 'pelo en pecho', en vías de extinción