Casi la mitad de los ciudadanos sin hogar en España lo perdieron al quedarse en paro