Un minuto de vídeo muestra como la belleza se hace irreal