Más de 168 millones de niños trabajan como esclavos o en empleos peligrosos