Tres miembros del barco de Proactiva Open Arms pueden enfrentarse a cuatro años de cárcel