Un voluntario de la mezquita de Ripoll afirma que nunca hubo sospechas del imán