El Metro de Barcelona tiene menos microorganismos que los centros de salud