Si vas en Metro, ármate de paciencia