Con 18 meses, escala por una pared de cinco metros sin arnés