Un niño encuentra una botella con un mensaje de amor que viajó 9.000 kilómetros