Un mensaje lanzado al océano llega a su destinatario décadas después