Los menores, víctimas de medidas desesperadas para cruzar la frontera