Los menores llegan a sentirse culpables de los problemas de los padres