Centenares de personas despiden a los niños y la abuela asesinados