Una nueva plaga de medusas obliga a cerrar varias playas del litoral malagueño