La dieta mediterránea reduce en un 30% el riesgo de enfermedades cardiovasculares