La dieta mediterránea reduce en un 40% el riesgo de sufrir cáncer de mama