Dos celadores se suman a la huelga de hambre contra la privatización