Extremadura y Cantabria, a la cabeza de las agresiones a médicos