La ciencia española logra una terapia pionera