¿Se pierde ilusión con los años?