El mayor temor de los leones, una chancla