La muerte de un matrimonio holandés y su suegra en Coín podría ser un suicidio pactado