Una madre que sobrevivió dos veces al cáncer murió en la masacre de Orlando