La marea roja golpea a las bateas en Galicia