Esquiadores intrépidos en la ‘Siberia catalana’, donde se han alcanzado los 14º bajo cero